Factores determinantes para conseguir la devolución del dinero con la cláusula suelo

Compártelo con todos!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

La hipoteca no solo incluye los intereses que te cobra el banco por prestarte dinero (para comprar una vivienda), hay más gastos como el notario o la gestoría. Pero además, existen ciertas condiciones contractuales que pueden pasar desapercibidas si no tienes cuidado y una de ellas es la cláusula suelo. Esta consiste en la potestad que se reserva el banco, si los tipos de interés de referencia bajan demasiado, de establecer un límite mínimo por debajo del cual estos no podrán situarse.

Las cláusulas suelo no fueron transparentes

De forma breve, podemos decir que la primera sentencia fue del propio Tribunal Supremo español (TS). En ella ordenaba la devolución de las cantidades relativas a la cláusula suelo, pero eso sí, sin efectos retroactivos. Esta sentencia tiene fecha de 22 de febrero de 2015, pero establece la fecha de inicio para que puedas reclamar cantidades. Esta sería el 9 de mayo de 2013. Por tanto, existe cierta retroactividad pero limitada a esa fecha.

Pero el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) fue un paso más allá y declaró que se debían devolver todas las cantidades desde el inicio del contrato. En ambos casos, la razón fue que había quedado demostrado que podían ser abusivas y que no fueron transparentes. Pero el abogado general del TJUE cree que sí debe limitarse la retroactividad para evitar el problema macroeconómico que produciría un coste tan elevado. Si este tribunal acata su recomendación, la fecha será la del año 2013 y no se podrán cobrar las cantidades anteriores a esta.

La trasparencia difícil de demostrar

Este es un factor determinante pero el más complicado de demostrar en un juicio, ya que el banco conoce toda la legalidad relacionada con las cláusulas suelo y su trasparencia. De hecho, en muchas ocasiones no se informó al comprador de estas cláusulas, cuando este firmó el contrato de su hipoteca ante notario. Aún así, debemos buscar todas las pruebas que podamos relacionadas con este aspecto. Es importante poder demostrar un desconocimiento financiero y que el banco no advirtió de las consecuencias de estas condiciones contractuales.

Acuerdo extrajudicial

El banco está obligado a comunicarnos que tenemos este tipo de cláusula. Además, tiene que calcularnos el importe a devolver, eso sí, solo en caso de reconocer que estas condiciones fueron opacas. Aquí puede suceder que nuestra entidad financiera no esté de acuerdo con la devolución alegando que se dio toda la información pertinente, en cuyo caso, se nos abre la vía judicial. Pero también puede ocurrir que sí esté de acuerdo y aún así, decidamos ir a juicio. Si en esta situación el juez declara una cantidad a devolver menor que la que el banco nos ofreció, las costas judiciales las pagamos nosotros. En caso contrario, corren a cargo de la otra parte.

Concluyendo

Debes tener cuidado a la hora de reclamar y hacer un profundo estudio coste-beneficio para saber si te interesa o no un acuerdo extrajudicial. Por eso, asesorarnos de forma adecuada es un primer paso siempre. Estamos hablando de cantidades importantes de dinero y de hipotecas que son para muchos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *