Factores para dar una buena imagen de empresa

Compártelo con todos!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Aunque, para muchos, sean unos elementos secundarios, la imagen y reputación corporativa de una empresa son clave para medir el éxito de tu compañía. Dentro de la imagen, se esconde lo que piensan tanto los propios trabajadores de tu empresa como tus consumidores o clientes.

Elementos que no pueden faltar para dar buena imagen

Una empresa con una mala imagen externa e interna está, salvo sorpresa mayúscula, condenada al fracaso. Una de las primeras claves es contar con un buen trabajo de responsabilidad social corporativa por parte del Departamento de Recursos Humanos que ayude a proyectar una correcta imagen interna. Los primeros que deben sentirse orgullosos de la compañía han de ser los propios trabajadores. Realizar bien este paso nos permitirá aumentar la productividad y mejorar la imagen externa. Vale la pena que los propios trabajadores hablen bien de la empresa que. Lo contrario sería fatal.

A partir de aquí, debes realizar lo mismo con los clientes o consumidores. El objetivo es fidelizar a la audiencia y evitar que pueda sentirse atraída por la competencia. Debemos escuchar a los clientes e interesarnos por su opinión. Un cliente satisfecho puede traernos a más clientes. Gestionar correctamente sus necesidades, atender sus demandas y prestarles un buen servicio ayudará a proyectar una correcta reputación corporativa.

Además, tu empresa nunca debe esconderse y siempre debe dar la cara. Si se ha cometido algún error que pueda afectar a su imagen, la peor solución es actuar como si nada hubiera pasado. El Departamento de Comunicación debe crear un comité de crisis y, a partir de aquí, intentar subsanar lo ocurrido. Dar la cara muestra compromiso con el cliente. Hacer lo contrario implica pasotismo.

Elabora tarjetas de visita

Estos dos puntos relacionados con la imagen interna y externa son capitales. Sin embargo, el Departamento de Marketing y Comunicación de tu empresa debe elaborar estrategias de relaciones públicas que capten clientes. Uno de los mejores caminos es la elaboración de una tarjeta de visita. Es la carta de presentación de tu empresa y donde, a simple vista, tu cliente debe ser capaz de comprender la filosofía y los objetivos de tu compañía.

La coherencia debe ser otro de los grandes mandamientos de la empresa. Crear contradicciones en nuestras acciones de responsabilidad social con aquello que ponemos a la venta de los clientes nos perjudicará gravemente. Una empresa no puede posicionarse a favor de reducir el cambio climático y, luego, vender coches altamente contaminantes a sus clientes.

En esta línea, también es realmente importante revisar los procesos de producción y venta. Debe asegurarse la máxima calidad del producto y darse una imagen de seriedad, compromiso y rigor, así como la percepción de ser una empresa fiable para adquirir sus productos.

Con todo, el recorrido para mejorar la imagen y reputación corporativa de una empresa debe ser de dentro hacia afuera. Empieza realizando un buen trabajo de responsabilidad social corporativa con los trabajadores. A partir de aquí, crea una buena estrategia de imagen externa mediante campañas de relaciones públicas y permanece atento a cualquier problema que pueda surgir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *